Clara Sánchez. Lo que esconde tu nombre

Clara Sánchez es una escritora madrileña (Guadalajara, 1955) primera mujer en ganar el Premio Alfaguara de Novela con su novela ‘Últimas noticias del paraíso’ en el 2000.  En el 2010 ganó el Premio Nadal con su novela ‘Lo que esconde tu nombre’, inspirada en hechos reales.

La novela está narrada en primera persona por Julián y Sandra, uno a la vez.  Julián un anciano retirado de unos ochenta años, que vivió en carne propia los horrores de los campos de concentración nazi, forma parte de una asociación llamada ‘Centro de memoria y acción’ a la que se enroló al salir de Mauthausen con el propósito de cazar a los nazis que, luego de la guerra, se refugiaban en todas partes del mundo.

La segunda narradora, Sandra es una joven embarazada que se refugia en un pequeño chalet propiedad de su hermana mientras decide qué hacer con su vida, su mayor problema es que no está enamorada del padre de su hijo y no quiere casarse sin sentir el arrebato del amor. 
Directo a mi opinión.

El personaje de Julián podía llevar todo el peso de la narración, sin necesidad de la intervención de Sandra.  Para mí, los momentos en que narraba Julián fueron los mejores.  En cambio, cada vez que empezaba la parte de Sandra quería cerrar el libro.  No digo que esté mal narrado, quién soy yo para esa clase de evaluaciones, digo que con la historia de Julián me bastaba.  Julián representa perfectamente la fuerza y la debilidad, el odio y el perdón, las ganas de vivir y el miedo a seguir vivo, es fantástico y me llegó al corazón.  Por otro lado, Sandra me pareció una mujer caprichosa y egoísta, totalmente desubicada que podría muy bien haber formado parte de la vida de Julián sin tener ningún papel protagónico.

Me parece a mí que la intención de la escritora era proveernos con todas las variables de las ecuaciones. Por un lado, Julián, víctima de los nazis cuyos campos de concentración le hicieron una cortada tan profunda en el alma que no hay momento en su vida en que el recuerdo de haber mirado a los ojos de la maldad no esté presente.  Por otro, Sandra una persona como la gran mayoría que sólo conoce la historia del nazismo a través de  libros (eso en el mejor de los casos, todavía existen en el mundo personas que niegan esa parte de la historia o que no tienen ningún interés en ella). Y, aunque no tuvieron parte en la narración, los octogenarios nazis que han hecho de las costas de Levante su refugio privado.

Sandra nos personifica a todos, los que no creemos que la maldad pueda estar esperando a la vuelta de la esquina, a aquellos que andan por la vida demasiado concentrados en sus propios problemas para ver que el mundo a su alrededor tiene cosas más grandes en las que preocuparse.  Sandra era necesaria para Julián, para recordarle sobre la amistad y el instinto de protección (para eso tenía a su propia hija pero no se explotó esa relación en el libro).  Sin embargo, sigo creyendo que no necesitaba ser narradora.

Respeto la idea general del libro pero también me da mucho que pensar, según la narración los viejos nazis siempre serán nazis (malos hasta la médula), sin derecho a arrepentimientos ni perdón, y lo entiendo pero, ¿acaso no tenemos derecho a dejar nuestro pasado atrás? Si no se arrepienten es otra cosa, pero buscar el perdón y no encontrarlo jamás, vivir con el horror de lo que hicieron debe ser una pesadilla.

No me gustó el final pero creo que fue el más apropiado para la historia, de la manera en que la llevaba la escritora.  La portada y la sinopsis de la contraportada me engañaron, por la portada diría que es un thriller de acción y por la sinopsis hubiera dicho que andaría con los pelos de punta.

“Lo que esconde tu nombre es un subyugante relato de terror sin efectos sobrenaturales…” Me quedé esperando que el terror me subyugara.

Hay una escena en el libro, casi al final, en la que Julián mantiene una conversación con uno de los viejos nazis que quisiera reproducir completa mas no es la idea en una reseña, les dejo un extracto:



“(…)


-Siento que tuviera que pasar por aquello-dijo.

-¿De verdad lo siente?

-¿Por qué no iba a sentirlo? Jamás tuve el propósito de que la gente sufriera.  Luchaba por un mundo mejor.  El mundo siempre mejora porque unos cuantos toman las riendas y conducen a los demás.  El pueblo generalmente no sabe lo que quiere.

(…)

-¿Qué puede hacernos la justicia a estas alturas de la vida?

-No me refiero a esta justicia, sino a la justicia que logra que haya un equilibrio en el universo, que haya la justa cantidad de helio para que podamos existir y que haya la proporción necesaria de bien y mal, de sufrimiento y de placer para poder vivir.  Vosotros rompisteis el equilibrio.”



Hasta la próxima y que tengan una buena lectura.


Marieru


2 comentarios:

  1. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com

    besos

    Catherine

    ResponderEliminar
  2. me encantaron los fragmentos :3 no me llama mucho el libro pero quien sabe!

    Besos

    ResponderEliminar

Ya que llegaste hasta este punto, no te vayas sin dejar un comentario! Pondrás una sonrisa en mi rostro. Por favor NO SPAM NI LINKS, sobretodo RESPETA las opiniones de los demás. ¡Gracias por visitar!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...